Los ejercicios son importantes para las personas mayores ya que los ayuda a mantener una buena salud.

Muchas personas piensan que con la llegada de la tercera edad el organismo necesita una vida de reposo total, e inclusive, que las actividades físicas o deportes deben ser eliminadas.

Esto no solamente es un error, sino que más bien perjudica notablemente las condiciones físicas de los adultos mayores.

La actividad física y el ejercicio son fundamentales en todas las etapas de la vida. Desde los niños, cuya actividad requiere participación activa, entre juegos y carreras, luego pasando hacia los adolescentes y adultos, que necesitan mantener una condición física específica que les ofrezca resistencia y mantenimiento y los mayores, que también requieren de una actividad  que los ayude a mantener óptimas condiciones de salud.

Es obvio que los adultos mayores tienen otro tipo de ejercitación diferente de los más jóvenes y tal vez un cambio o elaboración de nuevos ejercicios. La recomendación médica y el asesoramiento terapéutico son fundamentales, ya que estos ofrecen un programa de rutinas de ejercicios reales para los adultos mayores.

Hay ejercicios que no requieren de una actividad física extrema, como el caso de la natación, algunos ejercicios aeróbicos, el yoga, y los ejercicios físicos moderados. Las actividades como caminar o trotar, principalmente si se hacen al aire libre. La gimnasia aeróbica y acuática también forman parte de regímenes beneficiosos para los mayores.

Para aquellos, que por alguna convalecencia física, operación, o limitación, no puedan realizar actividades moderadas de ejercicios, existen programas que podrían sustituir a cualquiera de estos, como el caso de la meditación, algunos ejercicios de yoga que no requieren esfuerzo, o prácticas milenarias como el taichi, que ayudan a mantener elasticidad en el cuerpo, aportan energía y otorgan resistencia.

El aire libre, la playa y la montaña son lugares ideales para practicar ejercicios ya que otorgan también distracción y salud mental.

Aunque en la edad adulta las recomendaciones de ejercicios se relacionan con aquellos cardiovasculares y de mantenimiento, es importante tomar en cuenta que también es necesario algún tipo de ejercicio de fuerza, esto con la idea de evitar que la masa muscular se reduzca, así como la masa ósea. En este sentido, hay muchos ejercicios de contención de fuerza, de flexibilidad y equilibrio ayudan a que los procesos óseos y musculares del cuerpo se mantengan en óptimas condiciones.

Un factor importante es que todas las rutinas de ejercicios, principalmente para los adultos mayores, estén supervisadas por personal médico, y de ser posible por un entrenador personal que resulta altamente eficiente, y por supuesto estimulante, para que los ejercicios se llevan a cabo de forma regular, constante y efectiva.

La rutina de ejercicios para los adultos mayores se pueden resumir en 3 bloques principales.

  1. Los ejercicios de fortalecimiento ayudan a desarrollar los músculos y fortalecer los huesos. Aquí se pueden realizar ejercicios de extensión de brazos y piernas, que resultan más efectivos cuando son realizados con bandas elásticas y algunas mancuernas livianas.
  2. Los ejercicios de equilibrio mejoran notablemente la coordinación, y mejoran el balance del cuerpo. También son de vital importancia como complemento para el mantenimiento de la salud mental, ya que ayuda con la concentración. Los ejercicios de equilibrio se relacionan con rutinas ejecutadas por las piernas, el tobillo y los talones, así como también nivelación del cuerpo levantando una pierna y luego la otra.

Los ejercicios deben ser una rutina constante sin importar la edad, salvo que hayan situaciones de salud que los limiten.

  1. Los ejercicios aeróbicos que aumentan la frecuencia cardíaca, y ayudan en el ciclo normal de la actividad respiratoria.
  2. Los ejercicios de flexibilidad, que se ejecutan siempre de forma primaria, ya que son los que permiten estirar y calentar el cuerpo. Aunque no necesariamente estos ejercicios deben hacerse antes de rutinas mucho más fuertes, sirven para flexionar y mantenerla lubricación de los músculos. Las flexiones, inclinaciones y extensiones son los ejercicios más comunes.