Si algo es importante para mantener un cuerpo en óptimas condiciones, esa es la alimentación.

La dieta es una de las bases fundamentales y esenciales para todo deportista. Los nutrientes, así como la combinación de los alimentos, su composición y los efectos nutritivos que causan en el cuerpo son esenciales, de ahí depende inclusive el desarrollo de un cuerpo lleno de salud, vitalidad y energía.

Otro de los aspectos importantes relacionados con la alimentación es la cantidad de ellos, y por supuesto los regímenes y el horario que tienen en el día. Esto es fundamental para que los músculos puedan nutrirse de los alimentos y recibir todo el beneficio que estos aportan.

Cuidar la alimentación es importante, y más cuando se hacen rutinas de ejercicio. Evitar la comida chatarra y hábitos dañinos para el organismo como el alcohol y el tabaco, también son factores que influyen en el desarrollo de una salud y un cuerpo óptimos, que a la larga trae innumerables beneficios.

Los alimentos aportan sustancias nutritivas muy importantes como las proteínas, hidratos de carbono y grasas, también minerales y vitaminas, fibra y agua, son ingredientes necesarios para un funcionamiento de los órganos de forma eficiente.

El cuerpo humano también tiene la ventaja de almacenar reservas energéticas, que va a utilizar cuando no sea suministrada directamente por los alimentos. Las reservas más importantes son las grasas, tanto en el músculo, el tejido graso, la glucosa de la sangre y el glucógeno del hígado y los músculos, conocidos todos como hidratos de carbono. Estos se pueden agotar si no se llega a un equilibrio o una alimentación balanceada.

Estas fuentes de energía se van agotando separadamente, aunque algunos casos suceden al mismo tiempo. Esto depende de los ejercicios, la duración de estos y la intensidad. También influyen factores como el estado físico, la comida antes de hacer ejercicio si no tiene hidratos de carbono, del sexo, la humedad ambiental relacionada con niveles de calor que influya en la temperatura.

Cuando el cuerpo se somete a ejercicios mayores a 20 minutos de actividad, el organismo comienza a quemar grasas para mantener un combustible energético. En otro caso, cuando los ejercicios son muy intensos, pero con un periodo de tiempo corto, el cuerpo tiende a consumir los hidratos de carbono que inyectan rápidamente energía al organismo.

Los alimentos que no deben faltar en la dieta de un deportista son aquellos ricos en hidratos de carbono, como los cereales, las pastas alimenticias, arroz, maíz, pan, legumbres, patatas y principalmente frutas. Sí existen grandes reservas de grasas en el organismo no es necesario ingerir muchas de ellas. Otro aspecto fundamental es mantener los niveles de hidratación en óptimas condiciones. La deshidratación es un factor negativo en los procesos de entrenamientos físicos, y puede ser causante de malestares como mareos, vómitos y diarreas. Es importante tomar 3 vasos de agua antes de iniciar los ejercicios, dos vasos quince minutos antes, y un vaso cada 20, justo en el momento que se estén ejecutando los ejercicios.

Los expertos recomiendan varias comidas al día, donde obviamente se incluyen desayunos, almuerzos, meriendas y cenas, todas por supuesto con comida balanceada y de buena calidad, donde haya una fuente de vitaminas y proteínas, como el omega 3.

Los desayunos pueden tener una fuente importante de leche enriquecida, y puede llevar semillas de chía, así como selenio, calcio, hierro, fibra y fósforo. Una pieza de fruta puede otorgar minerales y vitaminas, por lo que es indispensable que esté presente.

En los almuerzos los pescados grasos pueden resultar ser muy beneficiosos, más en aquellos que desean alimentos realmente nutritivos. La cantidad de omega 3, ideal para el organismo se ubicaría entre 2 y 4 raciones semanales, según la edad. Los jureles, boquerones y principalmente las sardinas, son una fuente importante de nutrientes, unido a ellos un compendio importante de legumbres y verduras.

Los vegetales y legumbres son de vital importancia para una nutrición sana.

Las meriendas pueden contener alimentos más fáciles de digerir, como el caso de los frutos secos. Los estudios han demostrado que estos incrementan la ingesta calórica necesaria, y dan un aporte nutricional muy eficiente y elevado, además de que contribuyen a llenar espacios entre comidas, donde algunas veces el organismo pide algún bocado. Las nueces, almendras, y semillas entran en esos grupos.

Una ensalada de vegetales, que contengan aguacate, tomates, y cebollas y aceitunas, con un trozo de queso mozzarella, o una crema hecha de vegetales y licuados, con legumbres y verduras, pueden ser el complemento ideal para una cena exquisita y satisfactoria.

Un aspecto importante tomar en cuenta en alimentación, y que ha sido motivo de discusiones en muchos congresos de alimentación, es el exceso de proteínas que muchos deportistas le dan a sus cuerpos, por creer que lo necesitan al entrenar más que otras personas, sin embargo, aparentemente es un error, porque aunque las carnes, la leche, los huevos y el pescado, son suplementos importantes para aumentar la masa muscular, su consumo excesivo puede derivar que afectaciones diferentes, como descontrol es orgánicos, aumento de colesterol y triglicéridos, ácido úrico, entre otros.

Tras la pandemia se ha visto con agrado las sesiones donde profesionales del deporte y profesores brindan asesoramiento, principalmente a todas aquellas personas que necesitan comprender un régimen alimenticio necesario, que les ayude a incrementar su fuerza, su masa muscular y su vigor por medio de los ejercicios. Estos profesionales se han reunido en grupos y han formado estupendas páginas, donde el asesoramiento, la recomendación y la participación son factores importantes como la reciente comunidad Go Wueps.