La salud es la condición más importante de todo ser humano. Se basa específicamente en el disfrute absoluto de un bienestar físico y mental. La palabra salud no comprende únicamente la ausencia de enfermedades, sino una optimización de todos los aspectos. En este sentido una de las bases fundamentales para una salud óptima es por supuesto la alimentación.

Gracias a la alimentación el cuerpo humano logra obtener los nutrientes necesarios para una vida saludable, de amplio desarrollo mental, longevidad y disfrute.

La alimentación otorga al cuerpo vitalidad, fuerza y buen funcionamiento de los órganos internos. Por lo que es la primera fuente que hay que cuidar y tomar en cuenta en estilos de vida, hábitos y costumbres.

Las características más importantes relacionadas con la alimentación tienen que ver con las necesidades del organismo, ya que por medio de una alimentación saludable podemos obtener equilibrio, sostenibilidad y desarrollo óptimo, así como placer y satisfacción. Sin embargo, es necesario que la alimentación tenga principal atención en aquellos alimentos que resultan beneficiosos y aquellos que pueden contribuir al deterioro de los órganos y el cuerpo. 

El principal factor fundamental a tomar en cuenta para una buena salud

Los alimentos más importantes, son aquellos derivados del concepto natural. Las frutas, legumbres, hortalizas, tubérculos y algunas plantas, son las base fundamental de una alimentación balanceada, al mismo tiempo que aportan sabor y creatividad al momento de preparar los platos. Que este grupo de alimentos formen parte de la comida diaria no solamente es necesario, sino que son la base donde se sustentan los otros alimentos.

Hay que prestar atención a muchos componentes que a la larga afectan nuestra salud, principalmente por aquellos alimentos que no son beneficiosos, como el azúcar, la lactosa, el gluten y la sal. No significa que el consumo de estos alimentos vaya a afectar de forma directa y determinante, sino que la tolerancia y su bajo consumo son base fundamental para una alimentación equilibrada.

Una alimentación deficiente, donde existan elementos como la grasa saturada, las frituras, los rebozados, o las famosas comidas rápidas, pueden contribuir a la aparición de enfermedades, entre estas la diabetes, problemas renales, hipertensión, colesterol alto, aumento de triglicéridos y obesidad o sobrepeso entre otras.

Los carbohidratos también forman parte de ese grupo de alimentos que proporcionan energía al organismo, son una fuente importante de combustible. La avena, el arroz, las semillas secas como nueces y almendras, el pan integral y la pasta, el maíz y los granos, así como también las verduras y vegetales, como la berenjena, el brócoli y el coliflor, ayudan significativamente en que el desarrollo del metabolismo sea eficaz, principalmente para los niños en etapa de crecimiento o los adultos mayores.

Algunos institutos de salud del mundo han elaborado planes que son efectivos para crear una dieta balanceada. Estos planes dividen a los alimentos en 3 comidas principales y dos refrigerios, sin embargo se hace énfasis en que las 3 más importantes cuenten con alimentos como leguminosas, verduras, cereales y algunos alimentos de origen animal. También es importante la cantidad de alimento a digerir, lo que aportará la dieta básica general que el organismo necesita diariamente.

La combinación entre una sana alimentación y una rutina de ejercicios otorgan altos niveles de salud física y mental.

Otros especialistas aseguran que no existe un alimento malo, sino la frecuencia y las cantidades que se consumen de estos. Ellos aseguran que un fin de semana con los niños en la feria, donde se ingieren alimentos considerados chatarra, como los hot dogs o hamburguesas, no van a afectar la salud de los niños mientras estos no se consuman consecuentemente. Por otra parte también recomiendan la ingesta de alimentos que sirvan para desintoxicar el organismo, respetar las horas de sueño, de trabajo y de descanso, que son también factores primordiales para que el cuerpo humano desarrolle el metabolismo ideal.

Otras recomendaciones que influyen notablemente en una alimentación óptima se relacionan con las rutinas y la calidad de los alimentos a consumir. Se recomienda desayunar, no saltarse este paso es importante, ya que es el primer alimento que el cuerpo necesita para emprender un día. 

Es necesaria la ingesta de calcio, principalmente para los niños y los adultos mayores, donde se agregan elementos como el yogur. También los pescados son una fuente relevante de vitaminas y minerales, y principalmente  de omega-3, que ayuda significativamente a optimizar las arterias. Consumir alimentos ricos en fibra, hortalizas y legumbres integrales. Evitar las bebidas gaseosas y aquellos zumos envasados con químicos.

Y como última recomendación sugiere cocinar alimentos al vapor, al horno o hervidos, evitar las frituras y los alimentos procesados, principalmente los ahumados, que tienen un pobre contenido nutricional.

La actividad física, el deporte y la recreación también unidos a una sana alimentación aportan al organismo un concepto ideal en pro de una salud física y mental.