jumping fitness

Una vuelta en la historia

Todo empiezo con la curiosidad de un joven gimnasta estadounidense.

George Nissen tenía apenas 16 años cuando tuvo la gran idea de crear un «dispositivo de rebote» que más tarde recibió el nombre de trampolín.

Tras participar de un espectáculo de circo en 1930 Nissen observó cómo los malabaristas caían sobre la red de seguridad y rebotaban suavemente. Pensó que sería buena idea crear un dispositivo donde las personas pudieran seguir rebotando.

George tuvo varios intentos fallidos, pero después de 4 años logró finalizar su creación. El primer prototipo estaba hecho de hierro angular, lona y cámaras de aire. Con el tiempo las piezas de goma fueron sustituidas por muelles metálicos, aumentando su durabilidad y resistencia.

George y su compañero Larry Griswald estuvieron promoviendo su invento entre atletas y niños. Él era el propio instructor de su dispositivo, daba clases y hacía presentaciones para que más y más personas pudieran conocer y aprender a utilizar su “dispositivo de rebote” que más tarde fue nombrado Trampolín (nombre de origen española).

La popularidad del trampolín llegó hasta los marines norteamericanos y fue utilizado para entrenar a los pilotos en la 2º guerra mundial. Después de los militares, fueron los ingenieros de la NASA que empezaron a sacar provecho del entrenamiento con el trampolín en astronautas.

Gracias a este gran invento se dio también el origen de la gimnasia en trampolín, que se incorporó a la Federación Internacional de Gimnasia en 1998. George tuvo la oportunidad de ver esta nueva modalidad llegar a los Juegos Olímpicos de Sydney en 2000.

La creación del trampolín posibilitó que otros inventores pudieran inspirarse en la idea para hacer modificaciones en el tamaño y crear lo que conocemos hoy como mini trampolín.

Jumping Fitness

Según lo que figura en los medios de comunicación el 1º trampolín pequeño fue creado en 1938 en Estados Unidos por Ed Russel pero fue patentado por Victor Green 1975.

A lo largo de los años el mini trampolín ganó mucha popularidad tanto en Estados Unidos como alrededor del globo.

A los poco empezaran a explorar las múltiples posibilidades de entreno con esta herramienta, y la combinación perfecta surgió cuando mezclaran los ejercicios sobre el mini trampolín con pasos de Aeróbic y Step.

Esta combinación dio origen a lo que conocemos hoy como Jumping Fitness, una modalidad de entreno que viene adquiriendo mucha popularidad y adeptos a lo largo de los últimos años.

El Jumping Fitness conlleva muchos beneficios a los practicantes pero si pudiéramos destacar los principales, serían ellos:

  • Mejora del equilibrio.
  • Mejora de la coordinación.
  • Mejora del control postural.
  • Mejora del miedo al caerse.
  • Mejora de la concentración (estar en el momento presente durante la clase).
  • Activación del sistema linfático.
  • Libera el estrés y mucha diversión mientras ejecuta los movimientos.

Prof. Ludimila Barbosa

Me dedico especialmente a las clases de Jumping Fitness. Una modalidad diferente de Cardio donde se puede trabajar todo el cuerpo ejecutando coreografías y ejercicios localizados sobre un mini trampolín.