Según la OMS, es posible que más de 260 millones de personas en el mundo tengan problemas relacionados con el estrés.

Los factores emocionales, psicológicos, afectivos, laborales, familiares y sociales, tienen un vínculo muy estrecho con los niveles del estrés, ya que estos se ven afectados significativamente perjudicando la vida cotidiana, y lo que es motivo de alarma, una condición estresante puede estar causando estragos en alguna persona, que al no darle la atención debida, pueda perjudicar notablemente en momentos posteriores.

El estrés puede influir de forma directa en el rendimiento laboral de una persona, o escolar en el caso de un estudiante, y también familiar-social. Por lo que es indispensable atenderlo lo mejor posible ante la aparición de síntomas relacionados con él.

El estrés viene a ser una respuesta normal del organismo ante situaciones que puedan presentar conflictos o desafíos. Por lo que el exceso es la base de alarma.

Muchos aseguran que el estrés debe medirse como un termómetro, en este sentido los especialistas aseguran que es aquí donde el equilibrio es importante. Niveles bajos de estrés, o niveles muy elevados, son los causantes de las patologías mentales, que por supuesto repercuten en el cuerpo.

Son muchos los factores que pueden influir y causar altos niveles de estrés. Estos principalmente se relacionan con situaciones de índole laboral, exceso de horas de trabajo y no respetar las horas de descanso y de sueño. El otro lado de la balanza, las depresiones, tristezas, melancolías o cualquier tipo de situación que influya a un estado de quietud excesiva, actúa de la misma manera, impidiendo el desarrollo y el buen funcionamiento de los órganos del cuerpo causante de enfermedades.

Los síntomas más comunes ante la aparición de niveles elevados de estrés son muy variados. Desde dolores de cabeza frecuentes, problemas de estreñimiento o diarrea, insomnio o exceso de sueño, decaimiento o cansancio excesivo, falta de apetito o exceso de el, irritabilidad, desánimo, desórdenes y compulsividad, pesadillas nocturnas, cambios de ánimo, y la aparición de ataques de pánico, son las manifestaciones físicas más comunes relacionadas con el estrés.

La mayoría de los casos, pueden tener solución al tomar medidas importantes y consciente de la afectación que este pueda tener en el cuerpo y buscar soluciones inmediatas. 

La más efectiva de todas es evitar los excesos, principalmente los laborales o estudiantiles. La regulación de los horarios, la práctica de rutinas de distracción, esparcimiento, relajación, así como respetar las horas de sueño, son factores que influyen directamente para disminuir los niveles de estrés.

Los ejercicios físicos también son de vital importancia para disminuir los niveles de ansiedad, ya que no solo contribuyen a un proceso de relajación, recreación y mantenimiento del cuerpo, sino que estimula el funcionamiento de los órganos.

Existen aparatos portátiles, sencillos de usar y efectivos que brindan relajación y ayudan al cuerpo a estar en forma y con buena salud.

Técnicas de respiración profunda, meditación, rutinas de ejercicios, yoga, pilates, destreza mental, son muy eficaces y funcionales así como beneficiosos. Actualmente existen en las plataformas del internet  grupos de profesionales con medidas didácticas y pedagógicas que están ayudando significativamente a la realización de rutinas de ejercicios, que se pueden ejecutar desde casa o donde haya alguna conexión a la web.

Es importante buscar ayuda profesional cuando los niveles de estrés ya afectan de forma más contundente, y sus síntomas aumenten, causando dolores intensos, mareos, náuseas y sudoración. Una situación de muy alto estrés, puede ser causante de una afección cardíaca, por lo que es importante tomar en cuenta las recomendaciones.

Hay algunas herramientas que también pueden ayudar a disminuir los niveles de estrés considerablemente y son muy funcionales en el caso de no poder salir de casa, ir al gimnasio, o al fisioterapeuta. 

En este sentido existen aparatos, como las pistolas de auto masaje, que contribuyen significativamente a mejorar los músculos, principalmente aquellos que tienen afectaciones de dolor a causa del estrés. Estas pistolas no solamente ayudan a la relajación de la masa muscular, sino que pueden ayudar a drenar los líquidos internos y a que la circulación sanguínea sea más eficaz. También hay programas de ejercicios con elementos anti estrés, como objetos con sonidos metálicos, pelotas de goma, y ejercicios o juegos de destreza mental que ayudan significativamente a disminuir la tensión.

La salud mental y física, son las bases fundamentales para un desarrollo óptimo del organismo, no obstante, es importante no pasar por alto el nivel o las manifestaciones físicas relacionadas con el alto estrés.

 De vital importancia prestar atención ante ellas, y en caso de que se torne muy difíciles de controlar, acudir al médico, quien puede ofrecer los tratamientos más adecuados para su control.