Las pesas modernas vienen con revestimientos que impiden que se resbalen de las manos y rodar por el suelo.

Fortalecer los músculos, crean resistencia, aumentan el tamaño, y mantienen la capacidad de aguante de los músculos, así como su elasticidad y lubricación.

Estos son algunos de los beneficios evidentes que los entrenamientos físicos usando pesas le otorgan al organismo.

El uso de las pesas para ayudar en el buen mantenimiento físico del cuerpo, ha sido declarado, por la Organización Mundial de la Salud como uno de los sistemas más eficaces para fortalecerlo, inclusive muy por debajo de la cantidad de ejercicio diario o intenso, que forman parte de las rutinas de ejercicio de las personas.

Las pesas sirven para complementar los ejercicios aeróbicos, y ayudan con la buena circulación del cuerpo creando fortaleza y actividad, ya que incrementa el flujo sanguíneo y la distribución del agua en el cuerpo.

Sin embargo, el uso de las pesas también pueden resultar perjudiciales, si no se toman en cuenta ciertos parámetros, ya que el uso excesivo, o el levantar un tipo de peso inadecuado pueden causar malestares y afecciones como hernias inguinales.

Una recomendación es consultar con los especialistas en el área médica cuál es el tipo ideal de peso que puede ayudar de forma eficaz con los ejercicios. Esto se logra cuando los especialistas hacen una nivelación entre el cuerpo de la persona y la cantidad de peso recomendada para ejercitarse. Esto ayuda a evitar sobrepesos que pueden perjudicar la actividad física, logrando entre otras cosas, algún tipo de desgarramiento o afección muscular, principalmente en las áreas de los brazos.

Es importante que las pesas se usen con cuidado. Para esto muchas personas utilizan guantes especiales que ayudan a evitar que las manos sudorosas puedan resbalar las pesas, causando que estas puedan caer en algún pie, o dañar la superficie del área donde se ejercita. Muchas pesas actuales vienen con un recubrimiento anti resbalante que es eficaz para que la pesa no ruede de las manos.

Para hacer ejercicios con pesas de mayor volumen se necesita experiencia y contar con el equipo adecuado y el espacio.

Los entrenadores y especialistas en los ejercicios corporales pueden dar una orientación específica para que las personas adopten una forma correcta del cuerpo en el momento de usar pesas para los ejercicios, esto ayuda a que los movimientos de las articulaciones sean efectivos y otorguen mejores resultados, evitando lesiones y momentos incómodos. 

Para alzar pesas de gran tamaño, se requieren técnicas especializadas que ayudan a aquel movimiento no cause daño, así como el uso de cinturones especializados para las regiones bajas del cuerpo, que evita la aparición de hernias por sobrepeso.

El aspecto importante es la atención en el cuerpo. Una sobrecarga de ejercicios y evitar descansar entre rutinas con pesas puede perjudicar seriamente al organismo, ya que el cuerpo tiene una capacidad de aguante que hay que respetar, y principalmente ayudar a recuperar, ya que los ejercicios de alguna manera provocan pérdida de líquidos, que deben ser recuperados con una toma constante de agua y evitar deshidrataciones. Principalmente en las personas mayores.

Respirar es otro proceso muy importante a tomar en cuenta. Muchas personas al momento de alzar peso tienden a contener la respiración. Cuando se levanta algo pesado, la recomendación es inhalar, y  exhalar cuando se baja.

Hay que evitar, al momento de trabajar con las pesas de usar solo un grupo de músculos específicos, ya que esto puede crear un desbalance. La idea es que todos los músculos principales, incluyendo las caderas, el abdomen, el pecho, la espalda y los hombros tengan una nivelación constante de resistencia y trabajo muscular. Implementar rutinas de ejercicios trabajando con grupos de músculos específicos y variar, es la recomendación que los especialistas en los ejercicios físicos siempre tienen en la mano.

También es recomendable no saltarse el calentamiento previo, ya que los músculos en frío pueden sufrir lesiones serias. Lo ideal es que se haga un calentamiento de cinco a diez minutos, y en sea con ejercicios básicos, o haciendo alguna actividad donde los músculos comiencen a trabajar lentamente. Caminar o algún paso ligero, la bicicleta, o el spinning, pueden resultar eficaces antes de comenzar rutinas de ejercicios con pesas.

Las pesas vienen en diferentes modelos, estilos y pesos. Su uso no es peligroso siempre que se cumplan las recomendaciones, como el uso de cinturones bajo vientre y un regimenes de alimentación y ejercicios ideal.

Si algún tipo de ejercicio tiende a causar dolor en alguna parte del cuerpo, esto no debe verse como un trabajo efectivo de los músculos al ejercitarse con pesas, sino que puede derivar en una mala posición, o en el aguante que el cuerpo tiene, por lo que es importante y recomendable asesorarse con los especialistas entrenadores, quiénes son los más experimentados para brindar la asesoría necesaria, y determinar si un músculo está trabajando de forma eficiente o se está afectando por un mal ejercicio.